Alianzas estratégicas: compartición de redes

El escenario económico que viven hoy en día las empresas y sociedades, hace que estas se vean obligadas directa o indirectamente a buscar otras formas de trabajo, es lo que se denomina reinventarse. Por esta razón, una de las alternativas que se llevan a cabo son las alianzas estratégicas entre empresas.
Las alianzas estratégicas permiten crear cadenas de valor combinando recursos.
El objetivo es la complementariedad con otras empresas que poseen destrezas distintas que se reúnen mediante el trabajo en equipo lo que permite aumentar la producción y el valor para amabas partes.

Gracias a las alianzas estratégicas, hoy en día muchas empresas comparten infraestructuras con sus competidores y proceden a la externalización de actividades no estratégicas .
La alianza estratégica no es lo mismo que la estrategia de las alianzas. Generar alianzas estratégicas nuevas implica desarrollar una fábrica de ideas interna y otra de relaciones productivas, es decir contar con una estrategia de las alianzas. Mediante un cruce permanente entre nuevas y viejas ideas se intenta generar un portafolio de alianzas estratégicas. De esta manera, las alianzas estratégicas permiten a una empresa buscar una oportunidad más rápidamente, aprovechando los recursos y el conocimiento de la otra parte. Con las alianzas estratégicas, se requieren menos recursos que si una empresa persigue una oportunidad por sí sola.

Las operadoras telefónicas no escapan a esta realidad, de ahí que muchas han creado alianzas estratégicas con sus competidores, para poder ser más eficientes.
Con el objetivo de ahorrar en costes, grandes operadoras comparten activos de redes móviles , así como redes de fibra óptica.

Sin embargo, ni para el empleo ni para los productores de los activos, es deseable compartir redes. Pero en lo que respecta los usuarios, este fenómeno representa un reducido impacto medioambiental y podrían ser trasladados a las tarifas parte de los ahorros en los costes fijos y operativos de la red.
Una alianza estratégica exitosa se basa en los puntos fuertes de cada parte. El éxito de las alianzas estratégicas se basa en establecer y cultivar relaciones.

Alianzas estratégicas: Externalización de actividades

Otro tipo de alianzas estratégicas es la externalización de las actividades, esto es el proceso en el cual una empresa delega una porción de su proceso de negocio a una compañía externa.
Dicha compañía es contratada para desempeñar más eficientemente el trabajo. La primera organización queda libre para enfocarse en la función central de su negocio.
Con estas alianzas estratégicas, uno de los objetivos más buscados por los empresarios es aumentar la rentabilidad de su empresa.

La externalización de actividades permite a los suministradores conseguir sinergias de las que se pueden aprovechar varios operadores y favorece las relaciones a largo plazo en actividades estratégicas. Esto es positivo para los suministradores pero para el empleo no lo es tanto.

Evidentemente, los proveedores de servicios de telecomunicaciones también han ido adoptando cada vez más la externalización como una forma de reducir costes y mantenerse competitivos.

A pesar de las ventajas que traen las alianzas estratégicas, no se libran de riesgos ya que no se realizan con los socios estratégicos correctos y en actividades clave, y esto puede provocar una peor calidad y elevados costes.

No obstante, incluso con los riesgos y desventajas que pueden traer consigo la compartición de redes y las externalización de actividades, suponen hoy en día una muy buena alternativa de ahorrar en costes en el mercado de las telecomunicaciones.