Transformar la información en estrategia. El Business Intelligence (BI) permite recopilar y analizar los datos necesarios para tomar las decisiones clave que contribuyan a alcanzar el éxito empresarial. Da igual que tengas una pequeña tienda o una gran multinacional, la inteligencia empresarial se adapta a todo tipo de negocios.

¿Quieres mejorar la toma de decisiones en tu empresa? El Business Intelligence puede ayudarte de diferentes formas. A continuación, repasaremos sus principales utilidades.

 

Ayuda a detectar errores

Los instrumentos de inteligencia empresarial te ayudarán a definir los nuevos productos y servicios que puedes ofrecer a tus clientes. Y en caso de que tengas que prescindir de los que no son rentables, también podrás saberlo. 

Además, mediante la implantación de herramientas como el Balance Scorecard (cuadro de mandos integral), es posible detectar y corregir las posibles desviaciones presupuestarias.

 

Mejora de la atención al cliente

Del mismo modo, el BI es una gran ayuda para mejorar los servicios de fidelización y de atención al cliente. Gracias a este proceso, puedes detectar quienes son tus clientes más rentables y personalizar campañas enfocadas a retenerlos. 

¿Cómo es posible saber qué promociones les interesan? Para ello debes comenzar por recopilar la mayor cantidad de datos posibles: edad, estado civil, sexo, número de hijos, lugar de residencia, etc.

Logística más eficiente

La inteligencia de negocios también sirve para lograr una gestión más eficaz del stock y de la logística, lo que cobra especial relevancia en productos y servicios marcados por la estacionalidad. 

¿Sufres continuos retrasos por parte de tus proveedores? El BI te revelará dónde comienzan las demoras, qué medios de transporte o mensajerías son los reincidentes y qué productos son los que suelen llegar tarde.

 

Anticipar los hábitos de consumo

¿Te gustaría tener una bola de cristal que te avisase con antelación cuando un cliente quiere prescindir de tus servicios? Gracias al Business Intelligence, es posible predecirlo. Con las consultas de las promociones, los datos de facturación y el comportamiento al visitar la página web, estas herramientas son capaces de detectar los cambios de conducta de los consumidores y cuándo se va a producir una rotación. Antes de que eso suceda, tendrás tiempo de adaptar tu oferta a la nueva situación.

 

Menos errores y fraude

Asimismo, con los sistemas automatizados se reduce el riesgo de sufrir un fraude o de verse afectado por un error humano. Con ello, ganarás credibilidad frente a tus clientes.

business-team-analyzing-financial-charts-and-KNEMGJV-scaled_opt

Mayor rentabilidad

El BI cuenta con diversas técnicas que, combinadas, consiguen generar una mayor rentabilidad. Tienes desde herramientas DSS (enfocadas a dar soporte a las decisiones) hasta softwares que analizan hasta el mínimo detalle todos los históricos de ventas. A eso hay que sumar las ventajas que ya hemos mencionado en los puntos anteriores.

 

Inteligencia empresarial en las centralitas 

En el caso concreto de la atención telefónica, el Business Intelligence puede integrarse de varias formas: 

    • Conectando los sistemas telefónicos con los de información propios de la empresa para lograr el intercambio de datos. Esto se consigue mediante una interfaz de programación de aplicaciones (API) que te permita acceder a la información generada por los servicios de telefonía e integrarla en las apps corporativas, en el CRM y en el ERP.
    • Enviando llamadas desde las aplicaciones móviles y web.

 

  • Generando tareas de forma automática al recibir una llamada, como puede ser la posibilidad de que se abra automáticamente el archivo de un cliente cuando este llame.

 

  • Compartiendo con los usuarios a través de las diferentes plataformas datos de relevancia, como puede ser el tiempo de espera para ser atendido. Este punto es muy importante, pues a nadie le gusta esperar, y menos si no le dan ninguna explicación.

 

Fases implicadas en la toma de decisiones

Conclusión: el BI es capaz de separar la paja del trigo y quedarse solo con los datos que sean realmente relevantes para tu empresa. La inteligencia empresarial puede ayudarte a mejorar la toma de decisiones siempre y cuando siga estos pasos: 

  1. Planificar el proyecto y los objetivos con todo detalle. Para ello necesitarás tener claro los recursos con los que cuentas, el coste y el plazo de ejecución.
  2. Configurar los equipos de trabajo.
  3. Recopilar los datos relevantes.
  4. Clasificar la información.
  5. Analizar los datos para poder tomar decisiones estratégicas.
  6. Intercambiar la información.
  7. Controlar y monitorizar las acciones.
  8. Medir los resultados.
  9. Tomar las medidas correctivas, en caso de ser necesario.

 

Autora Rosa Castellnou. Digital Marketing Strategist en Captio.