El procedimiento que te permite cambiar de proveedor de telefonía manteniendo tu número de teléfono es el conocido como portabilidad. Este cambio de operador generalmente no te va a suponer ningún coste adicional, además de ser tu futuro proveedor el que suele encargarse de todo el proceso para que no tengas que preocuparte de nada.

No obstante, en ciertas ocasiones pueden surgir complicaciones y es por eso que resulta importante que conozcas una serie de aspectos antes de lanzarte a cambiar de operador.

La portabilidad al cambiar de operador

En primer lugar debes saber que la conservación de tu numeración o portabilidad es un derecho esencial de cualquier abonado al servicio telefónico. Así lo recoge la Carta de Derechos del usuario de los servicios de comunicaciones electrónicas (Real Decreto 899/2009):

“[…]derecho a celebrar contratos y a rescindirlos, así como a cambiar de operador de forma segura y rápida, con conservación del número telefónico”.

La normativa establece que cualquier proveedor de telefonía debe garantizar que los abonados puedan conservar su numeración, previa su solicitud, con independencia del operador que preste el servicio, así como no imputar al abonado ningún coste derivado de este proceso. Recogido en el artículo 21 de la Ley 9/2014, de 9 de mayo, General de Telecomunicaciones.

1. Los operadores garantizarán, […], que los abonados con números del plan nacional de numeración telefónica puedan conservar, previa solicitud, los números que les hayan sido asignados, con independencia del operador que preste el servicio. […].

2. Los costes derivados de la actualización de los elementos de la red y de los sistemas necesarios para hacer posible la conservación de los números deberán ser sufragados por cada operador sin que, por ello, tengan derecho a percibir indemnización alguna.

Proceso de portabilidad para cambiar de centralita: solicitud y plazos

El proceso comienza cuando solicitas el alta de un servicio a un operador distinto, solicitando mantener tu número de teléfono. Esta solicitud implicaría la baja de tu línea con el operador anterior, pero no necesariamente implicaría la baja del servicio.

Para iniciar el proceso, deberás dar tu consentimiento al nuevo proveedor, mediante la firma y aceptación de un contrato que recoja todas las condiciones del servicio.

Una vez iniciada la solicitud, el plazo legal máximo para realizar la portabilidad es de un día hábil, aunque este plazo podría alargarse en algunos casos si las especificaciones técnicas o medios físicos así lo requiriesen. Por ejemplo, la entrega de una nueva tarjeta sim o la instalación de equipos en el domicilio u oficina.

En caso de cambiar a telefonía WebRTC, el plazo mencionado no se verá afectado, pues no se requiere instalación de ningún equipo. En este caso hablamos de una tecnología de código abierto que te proporcionará la posibilidad de utilizar tu línea a través de cualquier dispositivo con acceso a Internet, desde el navegador web o aplicaciones móviles.

portabilidad

Cancelación o desistimiento de la portabilidad

Debes saber que si te arrepientes de este cambio, hay dos cosas que podrás hacer. Te resultará útil en caso de que tras pedir la portabilidad te des cuenta de que tienes una penalización pendiente o te hagan una contraoferta más interesante que la ofrecida por el operador al que te ibas a cambiar.

Cancelar la portabilidad. Una vez iniciado el proceso dispones de 24 horas para solicitar la cancelación del proceso sin pagar ninguna penalización. Aún así, es conveniente que revises las condiciones del nuevo contrato, por si existiera algún gasto que la compañía te pueda repercutir si decides cancelar la portabilidad, como gastos de instalación o equipos.

Derecho de desistimiento. Una vez que se haya firmado el contrato con la nueva compañía, el consumidor dispone de un plazo de 14 días para desistir del contrato, sin que eso le suponga ningún perjuicio. No obstante, es importante que sepas que este derecho solo aplica para los contratos de consumo, es decir, entre una empresa y un consumidor. Por tanto, si se trata de una empresa quién está contratando el servicio, este derecho no aplica.

Finalmente, en caso de que la portabilidad se haya completado sin poder haber realizado ninguna de las dos opciones anteriores, puedes solicitar una retroportabilidad a tu anterior compañía. Aunque esto no es otra cosa que volver a portar tu línea a la anterior compañía, por lo que en este caso posiblemente tendrás que contratar un nuevo servicio.

Otros aspectos a tener en cuenta al cambiar de proveedor de telefonía

  • La portabilidad, para cambiar de compañía sin perder tu número, es un proceso fuertemente regulado, en el que el operador cedente poco puede hacer, más que intentar contraofertar a su actual cliente para que no se marche. No podrán denegar la portabilidad, salvo que se haya cometido un error en la solicitud o que tu línea se encuentre inactiva. En este último caso, deberás activarla antes de retomar el proceso.
  • La portabilidad no implica la baja del servicio de tu actual compañía, tan solo implica la baja de esa línea. Por tanto, una vez finalizado el cambio de operador y si no lo tienes claro, es conveniente que te pongas en contacto con tu anterior compañía para confirmar que se ha tramitado correctamente la baja de tu servicio y cuando será efectiva.
  • Antes de solicitar la portabilidad de una línea, sobre todo en caso de que quieras cambiar tu centralita, debes saber que con la portabilidad se cambia de proveedor la línea completa. Por tanto, si tienes algún otro servicio contratado sobre esa misma línea, como por ejemplo la fibra, fax… dejaría de estar operativo cuando se complete el proceso.
  • Hasta el momento exacto en el que se haga efectiva la portabilidad, tu línea seguirá estando gestionada por tu compañía anterior, por lo que no debes sufrir cortes. No obstante, esto depende en cierto modo de que tu nuevo proveedor te tenga el servicio listo en el momento de la portabilidad. En nuestro caso, facilitamos al cliente un entorno de pruebas en el que puede probar configuraciones hasta dejarlo todo a su medida y, que en el momento de la portabilidad, tenga todas las herramientas plenamente operativas.
  • Aunque cambies a un proveedor de telefonía IP, seguirás teniendo la opción de volver en un futuro a tu compañía de telefonía analógica de siempre, por lo que puedes animarte a probar nuevas tecnologías sin temor.

Para evitar que algo tan simple como cambiar de proveedor de telefonía pueda darte más de un quebradero de cabeza, te recomendamos ponerte en manos de un buen asesor, como tenemos en el equipo de Fonvirtual, que te acompañe y te mantenga bien informado durante todo el proceso.

Tus líneas virtuales desde cualquier lugar

Descubre todo lo que puedes hacer con las líneas virtuales para sacar partido a tus comunicaciones
bouton-blog-opt

Tus líneas virtuales desde cualquier lugar

Descubre todo lo que puedes hacer con las líneas virtuales para sacar partido a tus comunicaciones
Esta web utiliza cookies propias con fines analíticos y para mejorar su experiencia con la empresa. Ponemos a su disposición el detalle de nuestra política.    Más información
Privacidad