Centralita virtual IP

La aparición de la tecnología IP ha abierto un nuevo camino en las telecomunicaciones. La posibilidad de realizar comunicaciones a través de voz IP parece la última tendencia, por la generalizada la creencia acerca de una  mayor calidad en las llamadas en comparación con las redes móviles tradicionales. De ahí nace el concepto de centralita virtual IP.

Sin embargo, la esencia de la telefonía IP reside en una potente conexión a internet. A priori, no parece un requerimiento muy elevado, pero no es tan común encontrarnos con ADSL tan potentes como para sostener una red de telefonía IP. Lo habitual es que la velocidad real sea mucho más baja de la que nos venden, además de no ofrecer siempre una velocidad regular y estable, algo indeseable para la fiabilidad de nuestras llamadas. Esto definitivamente implica que nuestras comunicaciones están condicionadas por circunstancias que no siempre podemos controlar y que comprometen la calidad de nuestras llamadas.

Más allá de la cuestión de la calidad de las llamadas, la gran ventaja competitiva con la que contaba la telefonía VoIP era el abaratamiento de los costes. En el caso de las centralitas telefónicas analógicas –las tradicionales-  los equipos eran carísimos y eran muy pocas las empresas que podían permitirse este servicio que tanto valor puede aportar tanto a grandes como a pequeñas empresas.

Por tanto la aparición de la centralita virtual IP ha sido una consecuencia necesaria. Ante la posibilidad poder hacer llamadas mediante telefonía IP, una centralita virtual IP debería resultar una buena opción para gestionar las comunicaciones de cualquier empresa siempre que contemos con un ADSL adecuado para la cantidad de extensiones que habrá de soportar la centralita y adquiramos el equipo y teléfonos IP para cada una de las extensiones.

Comparativa de la centralita virtual IP

Frente a la gran ventaja de la centralita virtual IP con respecto a la tradicional por motivos de precio, se posiciona la centralita virtual en la nube, que comprende el mismo funcionamiento que la centralita tradicional pero sin necesidad de equipos: todo está en la “nube” y las llamadas se entregan directamente a teléfonos fijos o móviles ya existentes.

Es decir, no sólo consigue aportar las mismas funcionalidades que una centralita IP si no que además lo hace por un menor coste.

En consecuencia, no es necesario adquirir o arrendar ningún tipo de equipamiento, como sí sucede en la telefonía IP, donde se precisa no sólo la contratación de un potente Adsl, sino también teléfonos IP o equipos para atender las llamadas desde el ordenador.

Junto a esto, la ausencia de fiabilidad en las comunicaciones en el funcionamiento de la centralita virtual IP es un lastre que no soporta la centralita en la nube, cuyas llamadas se lanzan a través las redes móviles de cualquier operador, siendo la integración de operadores y de telefonía fija y móvil una de las grandes ventajas de la centralita en la nube.

Son muchas las empresas que, si bien inicialmente apostaron por esta forma de telefonía, han decidido replantearse esta decisión. No hablamos sólo a nivel usuario. La prestigiosa teleco francesa OVH ha decidido redibujar su perfil de negocio y eliminar la telefonía VoIP de su portafolio a partir del próximo mes de enero.

En fonvirtual.com apostamos por lo mejor al mejor precio.