La evolución de las tecnologías de la información y la comunicación ha afectado de manera notable a todos los entornos en los que nos movemos los seres humanos. Ha afectado al mundo de la educación, a la sanidad, a la política y por supuesto, a las empresas privadas.

En este último campo, que es el que nos interesa en el artículo de hoy, las TIC han transformado totalmente al sector empresarial y a las empresas que en el conviven. Adaptarse a estas nuevas tecnologías puede llegar a suponer un reto para muchas empresas, pero también pueden saber aprovecharlas para conseguir crear valor y ser más competitivos y atractivos para los clientes.

Los consumidores, desde hace ya unos años están empezando a tomar conciencia de la importancia de las TIC y han adquirido unos conocimientos del mundo digital que anteriormente solo poseían las empresas. Esto ha ocasionado que se haya modificado la forma de entender la relación «EMPRESA-CLIENTE». La gran cantidad de información que los consumidores tienen a su disposición sobre tu oferta o la multitud de ofertas idénticas a la tuya a las que podrán acceder a través de Internet ha ocasionado que las empresas tengan que buscar diferenciarse en cualquier aspecto de manera que puedan atraer a más clientes que la competencia.

tecnologias informacion y comunicacion

Las 4 variables del marketing han evolucionado de las 4P (precio, producto, promoción, plaza) a las 4C (consumidor, coste, conveniencia y comunicación). Esto en parte es causa de la evolución de las TIC y del obligado acercamiento de las empresas al cliente final. Ahora se estudian los gustos, las costumbres y las preferencias de los consumidores para adaptar tu oferta a ellos.
Ser eficiente en las herramientas de las TIC es un punto a favor para cualquier empresa, tener una página web atractiva y posicionada, ser activo en las redes sociales, contar con muchos seguidores… Además contar con sistemas de atención al cliente novedosos puede suponer el detonante a la hora de convencer a algún cliente indeciso que no sabe muy bien que oferta elegir.

Ya no vale con tener un número fijo conectado a una línea de teléfono simple a la que los clientes puedan contactar. Actualmente es necesario ofrecer algo más, un número con funcionalidades de centralita que otorgue a la empresas una buena imagen, que la línea nunca comunique, que de la bienvenida a los llamantes, que avise a los mismos de las llamadas en fuera de horario y de la oportunidad de dejar un mensaje con su consulta…
Estas funcionalidades son las que pueden hacer que termines de convencer a esos indecisos que tu web o la de tus competidores no han conseguido convencer.

Está claro que las TIC están cambiando el mundo por completo, afectando a todos los sectores en mayor o menos medida. Seguirán avanzando como es lógico y el adaptarse a ellas es una tarea que todas las empresas deben buscar para sacar los máximos beneficios de sus acciones.