Al gestionar una empresa o negocio siempre hay numerosos puntos que tratar; pero sin duda el fundamental siempre gira en torno a los clientes: captarlos y mantenerlos, y, lógicamente, mantenerlos satisfechos.  Adquiere aquí un papel más que importante la atención que proporcionemos a nuestros clientes, debemos hacer de ella uno de nuestros principales argumentos para fidelizar a nuestros clientes y atraer a los que todavía no lo son.

Consejos para mejorar la atención a nuestros clientes

Estos son algunos consejos con los que podremos mejorar la atención prestada:

  •  El primer punto es obvio: atiende las llamadas. A pesar de ser una obviedad, es importante remarcarlo si tenemos en cuenta la cantidad de empresas a las que llamamos y siempre da ocupado, o no contestan el teléfono, o te mantienen a la espera un tiempo interminable… Si contamos con un sistema de centralita como el de Fonvirtual podemos configurar saltos de llamadas, hacer que las llamadas suenen de forma simultánea…
  •  En caso de que llamen fuera de horario, informa claramente del horario en que pueden volver a llamar, y deja la posibilidad de que dejen un mensaje en el buzón de voz
  •  Aunque la atención se suele prestar sobre todo por vía telefónica, debemos dejar opciones de contacto a través de la página web, correo electrónico y redes sociales, y responder a través de estos mismos.
  •  Contesta de forma rápida y educada, y con una «sonrisa telefónica». Para asegurarnos que la persona que responde la llamada sea la adecuada es interesante tener funcionalidades como menú de opciones o posibilidad de transferir las llamadas, y no estar mareando a la persona que llama.
  •  En caso de recibir llamadas simultáneas, configura colas de espera con música, en las que mantener la llamada en espera, un tiempo adecuado, mientras permanecen ocupados los agentes.
  •  Puede resultar útil grabar las llamadas para controlar la calidad de la atención prestada.
  •  Es importante también dejar claro el nombre de la empresa con la que se está comunicando, para ello podemos, o bien presentarnos cuando respondemos la llamada o configurar una locución de bienvenida. Del mismo modo, debemos despedirnos de forma cordial.