Fórmulas para conseguirlo

Muchos trabajadores, muy especialmente los autónomos, conocen de sobra que vida personal y vida profesional son muchas veces una. No es siempre fácil establecer una frontera lo suficientemente sólida que las separe. Esto, inevitablemente, acaba afectando a nuestra vida personal y haciendo mella, ya que nunca descansamos ni conseguimos desconectar plenamente.

La cuestión es que siempre queremos estar disponibles para nuestro negocio siempre que éste lo necesite. Un autónomo no tiene horarios, porque sabe perfectamente que una llamada no atendida es un posible cliente perdido.

Para este tipo de profesionales, existen soluciones que permiten compaginar ambas vidas perfectamente. Es decir, es posible disfrutar de tu tiempo libre y de ocio sin que tu vida profesional lo invada pero, al mismo tiempo, no dejar que se escape ninguna oportunidad de negocio y estar al tanto de quien llama a cualquier hora, pudiendo recuperar esas llamadas.

La aparición de los números virtuales permiten ser varias personas a la vez. Es decir, funcionando con un único terminal podemos ofrecer un teléfono de contacto diferente del nuestro propio. De forma que las llamadas de los clientes, proveedores y demás se recibirán en, por ejemplo, nuestro móvil, aunque ellos no conocerán nuestro verdadero número. Esto permitirá que restrinjamos las llamadas de estos números virtuales con arreglos a los parámetros que mejor nos venga.

A partir de cierta hora, más allá de lo que consideramos nuestro horario comercial, podemos configurar una locución informativa o incluir un buzón de voz que nos alerte inmediatamente a nuestro correo electrónico sobre quién ha llamado. Igualmente, será posible identificar mediante un prefijo si la llamada se está realizando directamente sobre nuestro móvil o si viene desde el número virtual. De esta forma, podremos decidir con más precisión si realmente queremos coger la llamada o no.

Decide cuándo abdicar de tu negocio por sólo 5,99 euros al mes.