Son muchas las personas que se lanzan a comprar por Internet por la comodidad y facilidad que ello implica. Pero no es oro todo lo que reluce, y es que muchos de nosotros conocemos a alguien que se ha llevado más de una sorpresa al comprar algo por Internet.

Hay miles y miles de páginas que se dedican a la venta online pero no todas ellas son buena opciones para comprar esos productos que necesitas. Muchas no te darán la experiencia de compra que necesitabas y probablemente te sientas estafado.

Los problemas más comunes derivados de la compra de Internet son la compra de artículos que no son exactamente lo que pensabas que estabas comprando. Típico caso de vestido que en la página web se ve muy elegante y estupendo y cuando llega a tu casa resulta ser bastante diferente. O también problemas con el tamaño de los artículos, piensas que estás comprando unas hamacas para la terraza y resulta que sí, son hamacas para terraza, pero para una terraza de casa de muñecas.

Pero tranquilos, hay muchas formas de impedir que sucedan este tipo de situaciones. Si investigamos un poco y tenemos en cuenta los siguientes consejos que te vamos a indicar es muy probable que te asegures una compra exitosa.

Tiendas seguras

Para decidir comprar en una tienda online tenemos que informarnos bien sobre nuestros derechos como consumidor y quien es el responsable en el caso de que queramos reclamar por alguna razón. Para ello la tienda tiene que proveer información completa sobre su método de actuación, responsables y políticas que genere confianza.

Antes de dar tus datos personales a una página web, también es importante que estés atento de si la página envía la información con el protocolo de comunicación seguro: https, y cual es el uso que le va a dar la empresa a esos datos que le vas a proporcionar.

Métodos de pago

Si a la hora de pagar la página te propone métodos de pago poco conocidos que no ofrezcan garantías, lo mejor que puedes hacer es cancelar la compra y realizarla por otro lado. Y por supuesto nunca pagues por Internet en efectivo, por que no queda constancia de dónde sale el dinero y a dónde llega.

Pagar mediante Paypal o tarjetas de uso exclusivo para compras online “e-tarjeta” son las opciones ideales para evitarte sustos. Pero si optas por pagar con tu tarjeta habitual recuerda nunca dar tu PIN.

Es muy importante guardar resguardos de compra, recibos y comprobantes. Toda la información que guardemos nos dará un seguro a la hora de reclamar si no estamos satisfechos con la compra o los servicios recibidos. Muchas personas por fiarse demasiado no guardan ningún tipo de documentación y esto puede dar mayor dificultad a la solución si hay cualquier problema.

 Cuidado con los fraudes

Si ves que te ofrecen gangas y productos a un precio excesivamente bajo comparados con la competencia, cuidado. Normalmente las páginas web fraudulentas suelen utilizar este tipo de métodos como gancho para estafar.

Los fraudes más comunes son el “phishingque trata de captar tus datos personales y bancarios haciéndose pasar por un sitio web de tu confianza para posteriormente venderlos a terceros, y el “carding” que es el uso fraudulento de numeraciones de tarjetas válidas para compras por Internet.

Lo mejor en Internet es ser desconfiado por naturaleza y cuestionar todo lo que te ofrecen para asegurarte de que no te estén engañando.

 Número de contacto

Asegúrate de que la empresa cuente con número de contacto que puedas utilizar para reclamar, informarte o cualquier tipo de duda que te surja. Normalmente nos dará una mayor confianza un número de nuestro país que un número extranjero.

También, que el número al que llames cuente con servicio de centralita virtual y que esté bien organizado y haya una buena recepción de llamada, se traduce en confianza y seguridad. Da una imagen de empresa con una buena base.

Muchas empresas que actúan en diferentes partes del mundo no cuentan con números para cada país, esto puede frenar a los consumidores de países en los que no haya un número de contacto para ellos. Por eso es tan importante el número internacional.

 Atento a la información

Léete muy bien la información que te aporte la página web sobre el producto en cuestión. Datos como las dimensiones, materiales, y estado en el que recibiremos el producto son esenciales para no llevarnos sorpresas. Es muy difícil percibir realmente el producto que estamos comprando en una foto, el photoshop, los juegos con las perspectivas y otro tipo de trucos fotográficos pueden engañarnos a los ojos.

También hay que estar bastante atento a los plazos. Tanto de entrega como de renuncia. Es muy importante que los conozcamos para que sepamos cuándo es hora de reclamar y si nos merece la pena el tiempo de espera.

Los costes de envío es otro dato que debe de estar bien indicado en la página web. Nunca te fíes de un pago sin ninguna información sobre el coste de envío pues puede que te pidan más de lo que estarías dispuesto a pagar.

Aprovéchate de las opiniones y comentarios de otros compradores. Si ves que hay muchos comentarios negativos es muy posible que haya gato encerrado.

 

A pesar de que hay algunos productos que no recomendaría comprar nunca por Internet sin haberlo visto en persona previamente, hay una gran mayoría que sí se pueden comprar si se tienen en cuenta las cuestiones que hemos abordado en este artículo. Sólo hace falta ser un poco cuidadoso y informarse lo máximo posible para asegurarse de una compra satisfactoria ¿Así que a qué esperas?