“Subir archivos a la nube” o “servicio en la nube” son expresiones que actualmente todos escuchamos de forma cotidiana. Sin embargo, no todos sabemos qué es o en qué consiste esa tal “nube” o dónde está y por qué todo el mundo habla de ella. Hoy descubriremos cuál es el concepto de nube en Internet y para qué sirve.

 

Una sencilla definición del concepto de nube

 

¿Qué es la nube en Internet? El término “en la nube” o “cloud” se puede definir como “un paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de una red, generalmente Internet”. 

Sin embargo, esta definición es bastante técnica. Para hacerlo más sencillo, digamos que la “nube” es una herramienta de Internet que nos permite utilizar aplicaciones que se ejecutan en un ordenador, más conocido como servidor, al que nos conectamos a través de Internet poniendo, simplemente, un usuario y una contraseña (en realidad no se suele utilizar un único servidor, sino un conjunto de ordenadores conectados).

 

Para qué sirve la “nube”

 

Probablemente utilices numerosas aplicaciones y servicios en la nube en tu día a día aunque aún no lo sepas. Y no sólo en tu ordenador: las app que llevas en el móvil también sirven de ejemplo. El correo electrónico de Gmail, Dropbox, las redes sociales, la centralita virtual de Fonvirtual… son sólo uno cuantos ejemplos.

Además, el concepto de nube hace posible que nos podamos conectar a servicios que necesitarían de un ordenador mucho más potente por el complejo procesamiento que requieren. 

Son muchas las grandes empresas de tecnología (Google, Amazon, Microsoft, etc.) las que se han centrado en los últimos años en sacar al mercado miles de diferentes aplicaciones de las tecnologías cloud o en la nube, y de hecho, estos servicios se han convertido en algunas de sus principales fuentes de ingresos.

 

Tipos de nube

 

Los servicios anteriormente destacados y la mayoría de los que utilizamos usualmente se ejecutan en nubes públicas. Esto son básicamente servidores a los que cualquier usuario que se registre tiene acceso. Son seguras, pero a un nivel inferior a aquellas que son privadas, por razones obvias.

 

concepto-de-nube

 

Como ya adelantamos, la nube pública  no es la única clase de nube que existe. Muchas empresas necesitan un mayor grado de seguridad, protección y control de los datos almacenados y del acceso de los usuarios. En estos casos hablamos de nube privada. Esta nube es gestionada por la propia empresa que instala los servidores, las redes, la seguridad y los recursos. Suele estar limitada a la red local de la compañía para evitar que individuos no autorizados puedan acceder a la misma y robar información.

También encontramos el concepto de “nube híbrida”. Como se puede intuir, estas nubes presentan características tanto de la nube privada como de la pública, siendo la propia empresa la que decide qué partes serán privadas y qué partes serán públicas. Uno de los usos más habituales de este tipo de nube es el correo electrónico corporativo.

 

¿Presenta el concepto de nube en Internet algún inconveniente?

 

La crítica más destacable a los servicios en la nube es que los usuarios realmente no poseen físicamente los datos que en ella se contienen. Además, algunos también argumentan que la libertad de opciones de los usuarios se ve demasiado limitada ya que son los proveedores quienes deciden qué funcionalidades tienen a su alcance.

Sin embargo, la realidad es otra. Los servicios en la nube ha supuesto una auténtica revolución. Se han transformado en online servicios que en otras condiciones hubieran supuesto un enorme coste para las empresas y que por esa misma razón, por lo general, no eran accesibles a nivel particular.

La posibilidad de contar con gigas de almacenamiento sin necesidad de comprarnos un disco duro, contar con servicios como el correo electrónico de manera gratuita o permitir que con una simple aplicación se puedan gestionar todas las llamadas, ya sean entrantes o salientes, de una empresa, sin importar su tamaño, son sólo algunos ejemplos de las ventajas que aporta la “nube” en Internet a nuestro día a día.

Además, el principal beneficio que nos aporta este tipo de servicio es la posibilidad de acceder a los archivos o a cualquier otra herramienta desde cualquier lugar, sólo disponiendo de una conexión a Internet.