Existen más de 3 millones de PYMES a lo largo de todo el territorio nacional, lo que supone que el 99.9% de las empresas españolas son pequeñas o medianas. El grueso de las empresas españolas no superan los 250 trabajadores, por lo que hay que cuidar estas empresas y potenciarlas.

Muchas de estas empresas se autolimitan y tienen la premisa errónea de que no pueden crecer demasiado, por lo que llega un momento en el que se estancan y el crecimiento deja de ser un objetivo, se conforman con lo que tienen. Esto es claramente un error, no podemos dejar de marcarnos objetivos de crecimiento tanto a corto como a largo plazo, y es muy importante que estos objetivos sean coherentes y alcanzables, para que no los abandonemos a mitad de camino.

Para crecer como empresa, tenemos que buscar nuevos medios de crecimiento y nuevos mercados, además de mejorar nuestra oferta comercial. Internet nos ofrece la posibilidad de vender nuestros productos o servicios de una forma eficaz y barata tanto dentro como fuera de las fronteras de nuestro país. Y es que incluso siendo una PYME, podemos llegar a ser una empresa multinacional.

La definición de empresa multinacional, según la Real Academia de la lengua Española, «es una sociedad mercantil cuyos intereses y actividades se hallan establecidos en varios países». Hay que olvidarse de la idea de que para ser multinacional se necesitan cientos o miles de empleados.

pyme multinacional

 

El mercado internacional es un mercado virgen y por explotar en muchos tipos de ofertas que podrás aprovechar. Actualmente y a causa de la globalización, las culturas de los diferentes países del globo son cada vez más homogéneas, pero no quita que sigan existiendo costumbres y gustos propios de cada país y que podrás aprovechar algún nicho que sea perfecto para ofrecer tus productos o servicios.

Una vez encuentres ese nicho internacional, estarás preparado para lanzarte al mercado internacional, pero antes debes contar con varias cosas.

– Una web adaptada al país o países en cuestión: Es muy importante contar con una página web que esté adaptada al idioma del país en el que quieres vender, además de que esté orientada a los gustos y costumbres del mismo. La podrás compaginar con perfiles sociales de cada país y con un blog en el que publiques noticias y contenido actualizado sobre cosas interesantes en dicho país.

– Una buena logística: Como no necesitarás tener sede en todos los países en los que vendas, necesitarás contar con una buena logística que haga llegar tu oferta a los clientes internacionales de una manera eficiente. Actualmente es muy sencillo contar con una empresa que nos ayude a distribuir nuestros productos o servicios fuera de las fronteras del país.

– Un número internacional: Para vender en otro país necesitaremos un número local de ese país en cuestión al que nuestros clientes internacionales puedan llamar, al igual que necesitaremos un número español para los clientes nacionales. Esto aportará una imagen a nuestra empresa muy importante que logrará que desaparezca ese miedo y esa inseguridad que siempre florece al contratar con una empresa extranjera. Contando con un número virtual internacional tendrás la posibilidad de contratar números del país que desees y recibir las llamadas en tus líneas españolas, de manera que no necesites tener una oficina en cada país. Además con las funcionalidades de centralita podrás configurar locuciones en diferentes idiomas.

Si eres una PYME, no te pongas límites y continúa marcándote metas para seguir creciendo, con esto queda demostrado que cualquier empresa por pequeña que sea puede llegar a ser una multinacional y que esto está al alcance de tu mano.