Hacienda, ese organismo público encargado de llevar a cabo una administración financiera del Estado, formular las políticas económicas y financieras del Gobierno en materias de su competencia y efectuar la coordinación y supervisión de las acciones que se ejecuten. Resulta una práctica muy común y lógica que los inspectores de Hacienda requieran las facturas de la actividad económica de una persona o empresa.

Probablemente, habrá casos en los que se pida el registro de todas las llamadas entrantes y salientes a fijos y móviles que se realicen desde una centralita virtual, algo que debe ser puesto a su disposición de Hacienda y a lo que no podremos negarnos. Pero hay casos en los que van más allá y en los que se exige es una factura con todo tipo de detalles respecto a horarios, números, duración, etc.

Una reciente sentencia de la Audiencia Nacional deniega a la Agencia Tributaria el acceso detallado a las facturas telefónicas de las empresas de telecomunicaciones de los contribuyentes. Sólo podrá tener acceso a un informe en el que se encuentren detalladas las llamadas, los números, las duraciones, las horas, etc, en aquellos casos en los que se tenga una orden judicial, aunque puede haber un consenso mutuo y una de las partes esté dispuesta a ceder. El primer caso en España se dio cuando Orange recurrió a la Audiencia Nacional porque la Agencia Tributaria le exigió una factura detallada del gasto telefónico de un cliente. Finalmente el Tribunal Supremo le dio la razón a Orange acogiéndose al secreto de las telecomunicaciones.

Se trata de una cuestión laboriosa, ya que la trascendencia tributaria de los números a los que se realizan las llamadas, los horarios y las duraciones de las llamadas, están por encima de la imputación del gasto. Solo en aquellas situaciones en las que la Agencia Tributaria tenga sospechas de que el contribuyente no está actuando de buena fe, tenga sospechas de pueda tener actividades de dudosa legalidad o realice comunicaciones con algún paraíso fiscal, y previa orden judicial, puede acceder al detalle de estas comunicaciones telefónicas.

Otros aspectos legales de la centralita virtual

Hay que tener en cuenta que algunos servicios de centralita virtual de llamadas por internet tienen incorporado una funcionalidad que consiste en la grabación de llamadas. Muchos son los usuarios que aún dudan sobre la legalidad de realizar este tipo de práctica y que no tienen claro si se actúa bajo la legalidad a la hora de grabar una llamada telefónica.

En este caso, ciñéndonos en el territorio nacional y legal español, hay que dejar claro que la grabación de llamadas es una práctica legal siempre y cuando seamos partícipes de ella, es decir, una llamada donde se intervenga. Siempre y cuando la grabación se realice para uso privado o judicial, no será necesario que se informe al interlocutor. La divulgación del contenido de la grabación es totalmente ilícito, a no ser que sea para uso judicial, como hemos dicho anteriormente.

En cambio, aquellas grabaciones de llamadas que se realicen para grabar a terceros sin un previo aviso, serán consideradas como un delito, ya que se estarían vulnerando las libertades y derechos fundamentales del ser humano. Actualmente, la transcripción de llamadas también es un hecho a estudiar.