Número virtual España

La evolución de la tecnología de telecomunicaciones en los últimos años ha llevado a desligar el concepto de número de teléfono del concepto de línea de teléfono. Ambos conceptos estaban íntimamente ligados hasta el punto de que hace pocos años no se podía obtener un número de teléfono tipo fijo geográfico en España que no estuviera asociado a una línea telefónica, es decir a un canal de comunicación, fijo o móvil, que conecta el número con el cliente. No existía el número virtual en España.

Hasta hace pocos años, cuando una empresa deseaba disponer de un número virtual en España, debía recurrir a los llamados números de red inteligente, tipo 900, 901 o 902 que son números virtuales no asociados a línea telefónica alguna y que reciben las llamadas desviándolas a otros números de teléfono que si están asociados a algún tipo de línea.

El número virtual en España, nace inicialmente de la mano de un operador de red inteligente que decide, poner a disposición de sus clientes números fijos geográficos con las mismas capacidades y funcionalidades que los números de red inteligente para permitir que cualquier usuario pueda acceder al servicio marcando un número local.

La aparición del número virtual en España ha aportado grandes beneficios a los usuarios y las empresas los utilizan en múltiples aplicaciones entre las que se encuentra el control de las campañas de publicidad en las que los números virtuales permiten conocer qué campañas generan mayor número de llamadas.

Por otro lado, el número virtual en España es utilizado para ofrecer a los clientes una imagen de cercanía de la empresa, ofreciéndoles un número virtual de su provincia.

¿Un número virtual en España para particulares?

También los particulares disfrutan la aparición del número virtual en España al poder utilizar números virtuales también llamados números máscara para las distintas facetas de su vida diaria, el profesional, el personal… incluso el muy personal.

Empresas españolas como fonvirtual.com ofrece un número virtual en España o en otros países a partir de 4 euros al mes lo que permite, por muy poco dinero, disfrutar de las ventajas de esta tecnología.

No tuvimos una revolución a la francesa pero el ha traído consigo su pequeña gran revolución en las telecomunicaciones.