Actualmente, existen una serie de números de teléfonos que son conocidos por muchas personas como los números inteligentes, pero ¿Qué quiere decir realmente?

Los números inteligentes son aquellos que comienzan por el prefijo 70, 80 y 90. Esta serie de números se denominan inteligentes porque la facturación que se lleva a cabo con ellos es totalmente distinta a los números comunes. En este caso, los usuarios llamantes afrontan un coste mayor o inferior al precio normal estipulado.

Lo que realmente caracteriza a estos números es que se tratan de números virtuales a los que se les asocian números fijos o móviles y a donde se redirigen las llamadas en función de unos criterios previamente establecidos, este es el motivo por el que se le otorga el término “inteligente”.

Un ejemplo más ilustrativo; imagine una empresa con sedes repartidas por todo el territorio español. Sería mucho mejor tener un número de teléfono nacional para toda la empresa que se pueda incluir en todas sus campañas publicitarias, que modificar el número y tener un número geográfico para cada zona geográfica. Esta opción también permite que dependiendo del lugar desde el que se reciba la llamada, pueda ser atendida en un dialecto u otro como el catalán o el euskera.

Existen más razones por las que las empresas acuden a esto números de teléfonos. Muchas empresas, adoptan estos números inteligentes con el fin de mejorar su imagen corporativa acuden a este tipo de numeraciones debido a que como hay menos en el mercado, resulta mucho más sencillo obtener números que sean fáciles de recordar por los clientes.

Tipos de prefijos

Para realizar una clasificación de los denominados como números inteligentes, se puede hacer en base a 4 criterios.

  • Los famosos números a cobro revertido, es decir, gratuitos para el llamante. Son aquellos cuyo prefijo es un 800 y 900.

En este caso, las personas que reciben las llamadas son las encargadas íntegramente de hacer frente a su coste. Aunque pueden recibir llamadas tanto de líneas fijas como móviles, hay situaciones en las que se restringen las llamadas a móviles debido al coste que suponen para el receptor.

No existen diferencias entre adoptar un prefijo u otro, las razones para decantarse por muchas empresas es la estética del número. Por ejemplo, en España es más común utilizar el 900 mientras que en otros países de la Unión Europea es el 800. Su funcionalidad es la misma.

  • No son gratuitos y tienen un precio superior. Son los 901 y los 902.

Este tipo de prefijo es comúnmente utilizado por empresas y entidades públicas y privadas con el fin de que puedan acceder a contactar un gran número de personas sin que sea necesario que ellas mismas tengan que afrontar todos los costes de las llamadas. Este es uno de los casos, pero cada vez es una práctica más común el hecho de adoptar este tipo de numeración con el objetivo de recibir menos llamadas ya que las empresas son conocedoras de que la inmensa mayoría de clientes son reacios a utilizar este tipo de numeraciones.

En ocasiones, la adquisición de este tipo de números, suele ir acompañada de una serie de funcionalidades como locuciones o mensajes de voz. Hay que dejar claro que las grandes compañías no se benefician de estas llamadas ya que los costes superiores que tienen su realización sino que este sobrecoste se debe al uso de redes públicas de comunicación electrónica, es decir, de hacer uso de un número virtual.

Aunque el prefijo 901 y el prefijo 902 tengan la misma funcionalidad, hay una cosa que los diferencia que es el precio.

Los números 901 se utilizan para una serie de servicios en los que el precio de la llamada es compartido por ambos usuarios, tanto por la persona que la realiza como por la persona que la recibe. En cambio, en los números 902 será las persona que realice la llamada la encargada de hacer frente a su coste. Por esta razón a pesar de que su funcionalidad es prácticamente la misma, el precio del 902 es superior porque no queda repartido entre ambos.

  • Aquellos que tienen un coste adicional para el que realiza la llamada y supone una remuneración para quien la recibe. Son los 803, 806, 807, 905 y 907.

Estas numeraciones tienen asociado una serie de códigos que se asignan dependiendo del servicio que ofrezcan. Por ejemplo, aquellos números que comiencen por el prefijo 803 ofrecerán unos servicios de contenido adulto, los que comiencen por el prefijo 806 ofrecerán servicios de ocio y entretenimiento como puede ser una consulta de tarot y el prefijo 807 para servicios estrictamente profesionales como puede ser un asesoramiento jurídico en un momento determinado.

  • Números personales. Son los que empiezan por 70.

Los números personales que poseen el prefijo 70 surgen a raíz de la necesidad de identificar a una persona a través de un número de teléfono, independientemente del lugar en el que se encuentre y el dispositivo móvil que utilice.

Su adopción resulta una manera sencilla de contactar con el titular del número en cualquier destino.