La comunicación es un elemento esencial de la vida. Dondequiera que estemos, no podemos pasar un solo día sin comunicarnos con otras personas. Y gracias a la tecnología, contamos con nuevas soluciones para mejorar los servicios de comunicación y facilitarnos las cosas, como los protocolos de telefonía IP.

 

Los protocolos de telefonía IP

 

Los protocolos de telefonía IP son la base de internet.  Este protocolo se desarrolló en 1970 para redes domésticas y empresariales. Es un grupo de normas que controlan el funcionamiento de los elementos en una tecnología  determinada. Es decir, controlan cómo los paquetes (o datagramas) de internet viajan a través de internet. Además, si los paquetes que se deben enviar resultan ser más grandes que la unidad máxima de transferencia, estos paquetes se pueden dividir en paquete más pequeños y así, aunque viajen por separado, se unirán cuando sea necesario.

Ahora es posible realizar llamadas con una simple conexión a Internet, sin necesidad de un teléfono analógico. Las llamadas a través del protocolo permiten la transferencia de la voz mediante el proceso de digitalización y transmisión a través de Internet.

La digitalización y la transmisión de datos a través de Internet requieren menos compras de nuevos equipos e instalaciones, por lo que los usuarios pueden beneficiarse de varios servicios a la vez, a menor precio.

 

Ventajas de las llamadas por protocolo de telefonía IP

 

Como se ha citado anteriormente, las llamadas VoIP, también conocidas como llamadas a través de Internet, se benefician de más ventajas respecto a las llamadas telefónicas tradicionales por las siguientes razones:

 

  • Menores costes

 

La digitalización y transferencia de datos no requiere añadir soportes físicos ni cables, ya que  la voz se transmite a través de la red de internet. Por lo tanto, solo se necesita de un programa informático diseñado para aplicar esta tecnología.

 

  • Mayor movilidad

 

En el protocolo VoIP se pasa a lo virtual, lo que implica la posibilidad de conectarse con la oficina sin necesidad de estar en ella físicamente. Con las llamadas VoIP, todo empleado puede ser contactado en cualquier momento, simplemente teniendo conexión a Internet.

 

  • Gran variedad de servicios disponibles

 

La tecnología VoIP no es sólo una llamada telefónica a través de Internet. Con ella, además, puedes disfrutar de otros servicios adicionales:

  • Grabación de llamadas
  • Transferencia de llamadas por Internet
  • Envío al correo electrónico de mensajes dejados en el buzón de voz
  • Visualización de las estadísticas de las llamadas entrantes y salientes
  • Integración del fax con recepción por correo electrónico

 

protocolo voz ip

 

El equipamiento necesario para estos protocolos

Conocer una tecnología eficaz y no poder disfrutar de ella significa pasar por alto una gran oportunidad. Pasar a la voz IP no es demasiado complicado. Basta con tener alguno de estos tres equipos: un teléfono IP, un teléfono de software y un adaptador FXO y FXS.

  1. Teléfono IP

Este tipo de teléfono es físicamente similar a un teléfono fijo, excepto que tiene conexión Ethernet que se conecta a la red VoIP. Es una alternativa de teléfono analógico que está presente en el mercado y es compatible con WIFI.

 

  1. El teléfono de software

También conocido como «softphone». Este teléfono software es una aplicación o programa informático que permite que un teléfono hardware desempeñe el papel de un teléfono IP.

Para pasar al modo teléfono IP, se necesita un sistema de sonido como accesorio indispensable, es decir, una tarjeta de sonido, un altavoz y un micrófono.

Con un teléfono software puedes beneficiarte de los servicios de un teléfono IP sin comprarlo.

 

  1. El adaptador FXO y FXS

El último equipo que falta para acceder a las llamadas VOIP es el adaptador FXO (Foreign Exchange Office) y el adaptador FXS (Foreign exchange Subscriber). Se trata de puertos que sirven para conectar una línea analógica a una conexión VoIP.

El adaptador FXS consta de una caja con un puerto Ethernet y varios puertos analógicos. Por su parte, el adaptador FXO (Foreign exchange Office) está compuesto por una caja que está provista de un puerto de conexión del PBX a la red Internet.