En el mercado actual cada vez es mayor el nivel de competencia, lo que hace que conseguir diferenciarse sea más difícil. Esto motiva a las empresas a llevar a cabo una serie de campañas para poder llegar al mayor número de público posible, pero como podemos imaginar, la publicidad también está cada vez más colapsada, lo que supone un aumento de la dificultad de llegar al público objetivo.

La publicidad se puede realizar desde diferentes medios, como la prensa, la televisión, la radio, Internet, etc. y debe dirigirse a aquella audiencia que forma parte del público objetivo de la empresa y que puede ser influida por una determinada campaña.

Para conseguir que la publicidad tenga el efecto que estamos buscando, que es motivar al consumidor a comprar nuestros productos o servicios y diferenciarnos de la competencia, debe de estar formada por mensajes y argumentos que aporten un valor añadido a nuestra marca y que creen una preferencia hacia esta.

publicidad-comparativa

Hay numerosos tipos de publicidad, como ya sabrás, y no todas tienen el mismo fin. Vamos a centrarnos en la publicidad comparativa y dentro de esta, aquella que tiene como finalidad lo que anteriormente hemos mencionado.

La publicidad comparativa es aquella donde la empresa anunciante busca comparar su propuesta con la de la competencia, teniendo como objetivo resaltar las características de su producto o servicio frente al resto, mostrando aquellos aspectos donde su marca, producto o servicio es superior o aquellos elementos que solo el anunciante ofrece, para así hacer ver que son superiores a la competencia. Este tipo de publicidad está limitada por aspectos legales, los cuales dependen del país en que nos encontremos y su legislación.

En España este tipo de comparación no debe ser engañosa, debe hacerse sobre hechos verificables y no puede ser denigrante hacia la otra marca, causándole algún tipo de humillación.

Es recomendable, para conseguir que esta sea eficaz, realizarla cuando los productos o servicios a comparar tienen el mismo fin o cubren la misma necesidad, buscando mostrar los beneficios que tiene tu oferta frente a la competencia y siempre cumpliendo la legislación vigente, evitando ser acusado de publicidad ilegal, lo que puede afectar negativamente a tu marca. Recuerda siempre que la finalidad de esto es conseguir una mejor imagen y aumentar las ventas, no lo contrario.