Una de las razones que llevan a que las empresas se planteen realizar cambios y renovarse, se puede resumir en la siguiente frase: «La oferta es superior a la demanda».

Partiendo de esta base, parece obvio que el hecho de que una empresa realice una renovación no es nada sencillo pero si es la única forma de mantenerse y no llegar a estancarse. Nos encontramos e un mercado en el que los gustos y preferencias de los consumidores esta continuamente cambiando y en el que hay que adaptarse a la mayor cantidad de clientes posibles para poder seguir trabajando.

Para tomar una decisión tan importante como renovar la empresa, previamente debemos hacernos varias preguntas.

  • ¿Tengo visibilidad en internet?

Existen muchas empresas que piensan que estar presentes en internet no es necesario para el tipo de negocio que realizan, esto es algo totalmente falso. Independientemente del tipo de actividad que realice la empresa, hoy en día, estar presentes en internet resulta vital. Aquellas empresas que o tienen presencia en internet es como si no existiesen. El hecho de que la empresa cuente con una página web es tan importante en la actualidad como contar con un número de teléfono móvil o una tarjeta de contacto. La web actúa como carta de presentación y consigue que los clientes tengan una imagen de la empresa mucho mayor.

  • ¿Cuántos años tiene la imagen de mi marca?

Los tiempos cambian y lo que hace unos años parecía que era el mejor logotipo que podía tener la empresa, actualmente quizás ya no lo sea. Lo que se busca renovando la imagen de marca es despertar sentimientos en la mente del consumidor en el momento que visualiza el logotipo de la empresa.

  • ¿Tengo cada vez menos clientes?

Puede darse la situación de que el número de clientes con los que cuento sea cada vez menor y que cada vez resulte más complicado incorporar nuevos clientes. Lo más recomendable ante esta situación es romper con lo que se estaba haciendo y lanzar campañas de marketing totalmente distintas. Para medir la eficiencia de las campañas de marketing se puede hacer uso de números virtuales que se pueden implantar en vallas publicitarias, medios digitales o campañas adwords que permitan a través de la herramienta de estadísticas realizar un análisis más exhaustivo acerca del origen de las llamadas, hora, etc.

  • ¿En qué situación se encuentran mis competidores?

La situación en la que se encuentren los competidores siempre será medida con uno mismo, es indiferente como se encuentre respecto a otro competidor. En este caso, si se observa que los competidores han tenido un crecimiento y mi empresa no, sería interesante hacer un estudio con las acciones que han propiciado ese crecimiento e intentar posicionarse y diferenciarse respecto a ellos.

  • ¿Están cualificados mis empleados?

La edad de los empleados no representa ningún inconveniente ya que lo importante es que se encuentren capacitados para alcanzar los objetivos previamente establecidos en la empresa.

  • ¿Realmente llega mi mensaje a los clientes?

Este es un elemento muy importante. No sirve absolutamente de nada invertir en publicidad si finalmente el mensaje no llega al público objetivo. Un ejemplo de ello sería intentar vender por un medio como la radio un producto que necesite ser visualizado por los clientes como puede ser una casa, esto sería un error.

  • ¿Debo expandir mi empresa?

Es necesario comprobar si los ingresos que tenía anteriormente son parecidos a los que tengo en la actualidad. En caso de no ser así y ser menores, la empresa debe estudiar su plan de negocio, las estrategias o competir en nuevos mercados. En algunos casos puede resultar conveniente una expansión internacional. Las facilidades que existen hoy en día para importar productos al extranjero son muy grandes. Existen una serie de empresas que ofrecen números internacionales para aquellas otras empresas que decidan dar el paso y tener presencia en distintos países. Además ofrecen una serie de servicios de centralita telefónica que actúan como una centralita virtual desde la que se pueden atender y clasificar las llamadas dependiendo del país que se realicen o según el criterio conveniente.

  • ¿Soy realmente eficiente?

La eficiencia puede ser medida siguiendo varios criterios. Los dos criterios fundamentales son en tiempo y costes. Adquirir una centralita online puede suponer un gran ahorro en las empresas ya que los desvíos de llamadas son gratis e ilimitados. Tampoco será necesario realizar ninguna inversión en aparatos electrónicos.