La revolución digital y sus efectos

Las tecnologías de la Información y la Comunicación están hoy presentes en nuestro entorno familiar, laboral y social a nivel internacional, acortando distancias entre países, dando lugar a una revolución digital.
La revolución digital ha cambiado la manera en que la gente piensa, actúa, comunica, trabaja y trabaja. Con la revolución digital se está reestructurando la forma en que los países hacen negocios y rigen su economía, se gobiernan y comprometen políticamente. Gracias al fenómeno de revolución digital, es posible la entrega rápida de ayuda humanitaria y asistencia sanitaria, y una nueva visión de protección del medio ambiente. Sin olvidar que con la misma se han ido creando nuevas formas de entretenimiento y ocio. No es de menor importancia el efecto que tiene en los distintos gobiernos una mejor comunicación, ya que ésta permite solucionar los conflictos y alcanzar una mayor estabilidad entre las distintas políticas y sobre todo paz mundial.

Los procesos de la revolución digital, consisten en la transformación de documentos físicos a imágenes digitales para su visualización instantánea desde cualquier equipo de cómputo y desde cualquier parte del mundo.

La revolución digital está relacionada con la era de la información. Esta revolución expande las capacidades humanas e induce el avance de nuevas áreas de conocimiento como la nanotecnología, bioingeniería y la industria del entretenimiento, entre otras.

Además, la revolución digital tiene la particularidad respecto a revoluciones anteriores de que no sólo transforma de fondo a los sistemas de comunicación, su potencial es capaz de transformar fundamentalmente casi todo lo relacionado con lo humano.

Por otra parte, la revolución digital también afecta a las entidades financieras tradicionales. Si la revolución digital ofrece oportunidades, también tiene riesgos. Los bancos han llevado a cabo con éxito la primera etapa de transición a la banca online y, de hecho, han basado su elevada eficiencia en las nuevas tecnologías.
Una amenaza que preocupa a la banca española, es la de la entrada de los gigantes tecnológicos, sin barreras a la hora de meterse en cualquier sector como pueden ser Facebook, Google, Amazon o Apple que están entrando en los pagos a través de los móviles, las transferencias y hasta el crédito.

A pesar de que la revolución digital tiene desventajas como conllevar a un aislamiento de la sociedad, un aumento en la dependencia tecnológica, un aumento de la piratería y fraudes digitales, pero sus ventajas son importantes ya que facilita la comunicación en tiempo real, posibilita un acceso a la información con más facilidad, produce una automatización de servicios además de un incremento en la economía.