Uno de los cambios más importantes que se está produciendo en el mundo empresarial es la toma de conciencia de la importancia de ser responsables con el medio ambiente que nos rodea, las empresas están sustituyendo los procesos productivos a otros más «limpios» y que no contaminen demasiado, creando así una cultura empresarial responsable y elaborando productos mucho menos perjudiciales para nuestro ecosistema.

la importancia de ser responsable con el medio ambiente

La sociedad en su conjunto es cada vez más consciente del deber que tienen las empresas y por ello, se está produciendo un cambio en la conducta de compra. Actualmente se mira mucho más los ingredientes de un producto, los procesos productivos empleados en la fabricación del mismo y se es mucho más crítico con las empresas que no cumplen ciertos criterios. Es por ello, que estas han visto que ser responsables puede un filón para mejorar su imagen y con ello aumentar los beneficios generados (Aunque este no deba ser el principal motivo por el que empiecen a tomar este tipo de medidas).

Una empresa «ecológica» es aquella que tiene en cuenta las consecuencias que tienen sus acciones y los planes que tienen previsto acometer, se preocupa en cuantificarlo y en reducir el impacto negativo de los mismos. Muchas empresas, sobre todo las pequeñas y medianas creen que no tienen recursos suficientes como para invertir en este tipo de cosas y no se preocupan por ello, sin embargo, desconocen que existen multitud de medidas que les ayudarán a ser más ecológicos y que además les harán ahorrar recursos y obtendrán más de un beneficio con ello, algunos como…

– Serán más eficientes a medio-largo plazo: Si empiezan a eliminar ciertos procesos contaminantes y sustituirlos por otros más responsables que consuman menos energía y tengan un menor gasto de suministros, además de reducir el impacto negativo de los primeros estarás ganando en efectividad.

– La imagen de tu marca mejorará: La población busca cada vez más a aquellas empresas que tengan sellos ecológicos o que tengan buena reputación entre los consumidores gracias a sus procesos productivos o la calidad del producto o servicio.

– Tu y los tuyos tendréis menos estrés: Indudablemente te sentirás mejor cuando sepas que además de aportar un gran valor a la comunidad con tus productos o servicios, estás ayudando a conservar el medio ambiente que nos rodea. Pero además te aseguramos que será más relajante.

Con pequeños gestos, como utilizar bombillas de bajo consumo, reducir el gasto de electricidad (no poner el aire acondicionado/calefacción demasiado fuerte por ejemplo) o el gasto en otros suministros como el papel, notarás como además estarás ahorrando en la factura a final de mes.