Claves para contratar un 902

La elección de un número 902 como teléfono de contacto de nuestra empresa es una alternativa que valoran muy positivamente muchos empresarios.

La razón principal por la que lo hace tan deseado reside en la creencia generalizada de que el número 902 ofrece una imagen de exclusividad frente a otros números y otras empresas. Ligada a esta idea, se cree igualmente que los 902 proyectan una presencia nacional o, concretamente, una no pertenencia o localismo a ninguna zona de España en concreto.

De hecho, la demanda de numeración 902 sería mucho mayor de no ser por el convencimiento de muchos empresarios de que no pueden acceder a un 902 o que les va a salir muy caro.

Sin embargos, son muy pocos los que manejan las claves que convierten el número 902 como teléfono de contacto de la empresa en una buena o una mala medida. El número 902 es un número de tarificación especial, de ahí su singularidad. Esto significa que se tarifican las llamadas como llamada interprovincial. Hubo una época en la que incluso era más barato llamar a un 902 que a otra provincia. No obstante, con las ofertas actuales, cualquier llamada a fijo es gratuita para el usuario. Son tarifas que incluyen 24 horas al día, a cualquier destino y sin ninguna clase de límite.

Por el contrario, las llamadas a números 902 no aparecen contempladas en casi ninguna oferta, de modo que los usuarios particulares e incluso las propias empresas, evitarán realizar este tipo de llamadas. Inevitablemente, esto supondrá un freno a la actividad comercial de nuestra empresa en la hipótesis de haber contratado un 902.

Elegir un número nuevo

¿Qué NO hacer?

Incidiendo nuevamente en la temática propuesta en el último post, en ocasiones nos encontramos en una situación en la que tenemos que elegir un nuevo número para nuestra empresa, ya sea porque nos lanzamos nuestra idea, porque queremos reiniciarlo todo o porque decidimos dar un paso más y expandirnos a otros lugares. Aquí algunos consejos:

No elija números 900. En la búsqueda de ofrecer una imagen de presencia nacional, son muchos los empresarios que optan por la alternativa de poner como teléfono de contacto un número 9xx. En el caso del 900, se piensa que fomentará el tráfico de llamadas, aumentando en consecuencia nuestros clientes potenciales. En la actualidad, la mayoría de los usuarios cuentan con llamadas gratis a fijos nacionales, de modo que no existe ahorro entre llamar a un número 900 o hacerlo a un geográfico. Sin embargo, para la empresa que sostiene el 900 sí hay una diferencia: deberá hacer frente al pago de la llamada, suponiendo con toda seguridad una mala decisión para la mayoría de las empresas.

No elija números 902. Con el mismo fundamento que con los números 900, muchas empresas se dejan seducir por los números 902 e intentan desmarcarse de los fijos nacionales porque consideran que siempre ofrecerán una imagen territorial, en lugar de la presencia nacional que sí da un número 902. En este caso, la razón es la contraria a la que se argumenta con el número 900. Los llamantes – los potenciales clientes y proveedores- se abstendrán de llamar a un número 902 porque casi ninguna tarifa incluye las llamadas a 902 como plana, incurriéndose en un sobrecoste que el llamante rara vez está dispuesto a soportar. Si la idea es empezar y generar negocio, definitivamente el 902 es una malísima opción para el empresario.

En estos dos casos, si lo que se intenta es mostrar una imagen de presencia nacional, siempre podrá encontrar una buena solución en un número con prefijo 91 que, aún siendo de Madrid, proyecta imagen de empresa nacional.