Centralitas PBX

Centralitas PBX

Las centralitas PBX ( Private Branch Exchange) son aquellos dispositivos que, conectados a una red pública de telefonía donde pueden intercambiarse comunicaciones libremente, conectan al mismo tiempo con el exterior a través de llamadas entrantes y salientes. Es, en definitiva, una centralita física tradicional.

La gestión de las llamadas que se reciben en las centralitas PBX se hacen generando valor añadido a esa llamada. Es decir, las llamadas se distribuyen según ciertos criterios que determina el usuario entre las diferentes extensiones telefónicas de la red pública de la oficina, en la búsqueda del funcionamiento más eficiente en la gestión de las llamadas.

Las centralitas PBX permiten el tráfico interno, no sólo de llamadas del exterior, sino con llamadas entre las diferentes extensiones telefónicas. Habitualmente, este procedimiento se realiza a través de un sistema de marcación corta, sin ningún tipo de coste de llamada.

Igualmente, las centralitas PBX pueden gestionar las llamadas salientes desde las extensiones telefónicas de la oficina a líneas exteriores, saliente con el número fijo cabecera.

En este sentido, se puede apreciar la ventaja de las centralitas PBX al integrar una red de extensiones dentro de una única herramienta, que permite una gestión uniforme de las llamadas entrantes, internas y salientes.

Las centralitas PBX, ¿todo ventajas?

No obstante, las centralitas PBX también tienen grandes inconvenientes; de hecho, es un sistema muy inflexible desde varios puntos de vista. Por ejemplo, sólo permite la integración de las líneas bajo un dispositivo analógico, impidiendo la incorporación de “extensiones móviles”, una nueva tendencia en las telecomunicaciones que logra integrar el servicio de centralita de una determinada empresa bajo un único cabecera, incluyendo tanto extensiones fijas como móviles.

Las extensiones móviles suponen un evidente adelanto para mejorar la operativa de la empresa, ya que siempre hay trabajadores que deben realizar su tarea diaria, circunstancial o permanentemente, fuera del ámbito físico de la empresa y que, sin embargo, sería adecuado que pudiesen recibir y realizar llamadas desde el número cabecera de la empresa.

En este sentido, la inflexibilidad de las centralitas PBX van más allá; al no poder incorporar extensiones independientes, sólo podemos contar con un único proveedor del servicio. Esto, inevitablemente conduce, a que las centralitas tengan un precio muy elevado.

No hace muchos años, la centralita analógica era la única fórmula para gestionar las llamadas de una empresa de forma inteligente y eficiente. Por ello, las centralitas PBX eran una gran solución. Por el contrario, las nuevas herramientas han revolucionado el mercado. Por esa razón, existe actualmente la posibilidad de contratar servicios de centralitas PBX con telefonía IP, con el afán de reducir el coste total del servicio. Sin embargo, la telefonía IP tiene limitaciones evidentes que no reportan grandes mejoras a la solución, principalmente por su falta de fiabilidad y calidad en las llamadas.

Por todo esto, la telefonía “en la nube” ha ido ganando espacio y cada vez más con mayor consistencia es considerada como la “clave” para una gestión de las llamadas agrupando los factores decisivos: calidad, inteligencia en las funcionalidades y precio.

Fonvirtual ofrece un servicio de centralita virtual en la nube por sólo 5,99 euros. Pase a la modernidad con Fonvirtual y olvídese de centralitas analógica. No querrá ser el último en enterarse.