Telefonía low cost

Telefonía low cost

Quizás muchos de ustedes aún recuerdan cuando en España “el teléfono” era lo mismo que decir Telefónica. Las llamadas, los costes, los teléfonos de ruedecilla sobre paños de encaje, eran terreno exclusivo de un único proveedor: Telefónica.

El monopolio en el mercado nacional de las telecomunicaciones fue vendido durante un tiempo con reconocida habilidad como eso que actualmente se llama “marca España”. Telefónica se había convertido en un gigante de facto –si bien debido a la regulación monopolística que la amparaba- dentro del mundo de la telefonía mundial.

La inevitable llegada de políticas antimonopolísticas, cristalizadas en medidas concretas a finales de los años 90’, permitió la entrada de nuevos operadores –entonces sólo telefonía fija- en el mercado español. Paralelamente, a nivel global arreciaba una innovación que habría de cambiar el mundo para siempre: la telefonía móvil.

¿Cómo se originó la telefonía low cost?

Y es aquí donde quizás podamos encontrar el origen de la conocida como telefonía low cost.

La telefonía móvil ha sido, desde luego, la llave que ha permitido la aparición de la telefonía low cost. La lucha por el control del nuevo mercado abierto con esta telefonía móvil promovió la aparición de más empresas que facilitaban servicios de telefonía.

telefonia-low-cost

Es una regla elemental en la economía, ya no sólo cuestión de telefonía low cost, que cuando convergen muchos proveedores en un mercado, el precio de los bienes o servicios baja. Si, además, hablamos de un mercado donde el producto se encuentra en un ciclo de vida tan peculiar que parece en constante innovación y, simultáneamente, la oferta de servicios no cesa de aumentar, la consecuencia para evidente: se ha pasado de un monopolio donde el precio era fijado por Telefónica a un escenario de telefonía low cost.

Indudablemente, que un mercado sea cada vez más flexible, no sólo por la actual facilidad para entrar en él o por los cambios operados en su regulación, sino por el aumento en su competitividad, conduce a que el usuario obtenga similares niveles de calidad y satisfacción en el servicio a precio cada vez menores.

Y es que funcionalidades como las llamadas a fijos o los mensajes de texto a móvil, se dan por descontadas en cualquier plan telefónico por básico que sea. Esto nos puede llevar a pensar que en un futuro no muy lejano, el coste de cualquier clase de llamada sea casi simbólico, ya que a día de hoy sí podemos afirmar que, en lo que al campo de la voz atañe, la telefonía low cost no es una excepción sino la regla general.

Parece que el próximo campo de batalla para la telefonía low cost serán los datos. El lanzamiento de smartphones cada vez más sofisticados, demanda tarifas de datos de mayor prestación que las que se ofertaban inicialmente.

Aunque todo esto son hipótesis, tal y como constatábamos anteriormente, la telefonía low cost en las llamadas es un hecho. Fonvirtual es la primera empresa en telecomunicaciones que ofrece los desvíos a móviles completamente gratis y sin someterlo a ninguna limitación.