Telefonía IP

La telefonía voz sobre IP (VoIP) es un sistema de telecomunicaciones que permite realizar llamadas telefónicas a través de Internet. La voz viaja a través de la red, presumiéndose así una reducción en el coste de las llamadas telefónicas.

La telefonía IP es un paso hacia la movilidad de las comunicaciones, ya que se vale de la tecnología en “la nube” para poder operar.

Por lo novedoso de este tipo de telefonía, y por los atributos de modernidad, dinamismo y competitividad en precio, la telefonía IP se ha convertido en una de las apuestas más consolidadas de las telecomunicaciones.

Pero la telefonía IP ¿es una burbuja?

Desde luego, para serlo supondría que la telefonía IP tiene puntos débiles. Algo que haga desestabilizarlo a corto plazo. ¿Qué puede ser? Pues la verdad es que casi cualquier cosa. No es inusual que los seguidores de la tecnología se muestren refractarios con todo lo que ya funciona, intentando anteponer lo novedoso a lo fiable.

Es una realidad ampliamente contrastable que la calidad de la telefonía IP es incostante. Esto convierte a la solución IP en una fórmula poco fiable, que acaba por desprender una imagen de poca calidad.

Pero la mayor falacia de la telefonía IP no se esconde en la calidad. En honor a la verdad, sólo es necesario hacer una mera alusión a Skype como paradigma de la telefonía IP: cualquiera coincidirá en que, a pesar de que está muy bien eso de llamar a alguien gratis al extranjero, el recorrido de la telefonía IP es limitado. Profesionalmente, la imagen que se ofrece es d poca seriedad y escasa fiabilidad.

Es el precio de la telefonía IP donde reside el mayor engaño. Postulado como la opción más económica, en la mayoría de los casos no es así. Conexión a Internet potente, alquiler de equipos de bonos de llamadas, son piezas del puzzle que es la telefonía IP, cuyo presupuesto inicial es constantemente rebasado en razón de todo este tipo de gastos que se generan.